Una reforma integral es un proyecto que implica cambiar por completo el aspecto y la funcionalidad de una vivienda o un local. Se trata de una inversión importante que requiere planificación, asesoramiento y profesionalidad. En este artículo te explicamos los pasos a seguir en una reforma integral para que puedas llevarla a cabo con éxito.

Definir el objetivo y el presupuesto de la reforma

Lo primero que debes hacer es tener claro qué quieres conseguir con la reforma integral. ¿Quieres ganar espacio, luminosidad, confort, eficiencia energética? ¿Quieres adaptar tu vivienda a tus necesidades actuales o futuras? ¿Quieres darle un nuevo estilo o actualizarla? Estas preguntas te ayudarán a definir el objetivo de la reforma y a priorizar las actuaciones que más te interesan.

También debes establecer el presupuesto del que dispones para la reforma. Esto te permitirá ajustar el proyecto a tus posibilidades económicas y evitar sorpresas o imprevistos. Para ello, es recomendable solicitar varios presupuestos a diferentes empresas de reformas integrales y compararlos en detalle. Debes tener en cuenta no solo el precio, sino también la calidad de los materiales, los plazos de ejecución, las garantías y las condiciones de pago.

Contratar a una empresa de reformas integrales

El siguiente paso es elegir a la empresa de reformas integrales que se encargará de realizar el proyecto y la obra. Es importante que busques una empresa seria, profesional y con experiencia en este tipo de trabajos. También es conveniente que te ofrezca un servicio integral que incluya el diseño, la gestión de licencias, la ejecución de la obra y el seguimiento postventa.

Para contratar a una empresa de reformas integrales debes fijarte en varios aspectos:

Reputación y las referencias de la empresa.

Puedes consultar las opiniones de otros clientes, ver ejemplos de trabajos realizados o pedir recomendaciones a familiares o amigos.

Calidad y la variedad de los servicios que ofrece.

Es preferible que la empresa cuente con un equipo multidisciplinar que pueda abarcar todas las fases y especialidades de la reforma integral.

Transparencia y la comunicación con el cliente.

Es fundamental que la empresa te informe de forma clara y detallada sobre el proyecto, el presupuesto, los plazos y las posibles incidencias que puedan surgir durante la obra.

La garantía y el servicio postventa.

Es imprescindible que la empresa te ofrezca una garantía por escrito sobre los materiales y los trabajos realizados, así como un servicio postventa que resuelva cualquier problema o duda que tengas después de la reforma.

Reforma integral de vivienda

Diseñar el proyecto de la reforma integral

Una vez que hayas contratado a la empresa de reformas integrales, el siguiente paso es diseñar el proyecto de la reforma. El proyecto es el documento que recoge todos los aspectos técnicos y estéticos de la obra, como la distribución, los materiales, los acabados, las instalaciones, etc. El proyecto debe reflejar fielmente tus gustos, necesidades y expectativas sobre la reforma integral.

Para diseñar el proyecto de la reforma integral debes tener en cuenta varios factores:

Funcionalidad y el aprovechamiento del espacio.

Debes pensar en cómo quieres distribuir las estancias, qué usos les vas a dar, qué elementos quieres incorporar o eliminar, etc. También debes considerar las posibilidades que ofrece tu vivienda o local para ganar espacio, como tirar tabiques, crear altillos, aprovechar huecos, etc.

La estética y el estilo decorativo.

Debes elegir los colores, los materiales, los muebles y los complementos que más te gusten y que mejor se adapten al ambiente que quieres crear. Puedes inspirarte en revistas, blogs o redes sociales para encontrar ideas o tendencias que te ayuden a definir tu estilo personal.

La eficiencia energética y el confort.

Debes tener en cuenta el aislamiento térmico y acústico, la ventilación, la iluminación y la climatización de tu vivienda o local. Estos aspectos influyen en el bienestar y el ahorro energético que puedes conseguir con la reforma integral. Puedes optar por materiales ecológicos, sistemas domóticos, energías renovables, etc.

Obtener las licencias y los permisos necesarios

Antes de iniciar la obra, debes obtener las licencias y los permisos necesarios para realizar la reforma integral. Estos trámites dependen del tipo y la magnitud de la obra, así como de la normativa municipal que regule las reformas en tu localidad. Por lo general, se distinguen dos tipos de licencias:

  • La licencia de obra menor. Es la que se solicita para las reformas que no afectan a la estructura ni a la superficie de la vivienda o el local, como cambiar el suelo, pintar las paredes, renovar el baño, etc. Para obtenerla, se debe presentar una solicitud acompañada de un presupuesto detallado de la obra y el pago de una tasa municipal.
  • La licencia de obra mayor. Es la que se solicita para las reformas que sí afectan a la estructura o a la superficie de la vivienda o el local, como modificar la distribución, ampliar el espacio, cambiar la fachada, etc. Para obtenerla, se debe presentar un proyecto técnico firmado por un arquitecto o un aparejador y el pago de una tasa municipal.

En algunos casos, también puede ser necesario solicitar otros permisos o autorizaciones, como el permiso de la comunidad de propietarios, el certificado de eficiencia energética, el boletín eléctrico, etc.

Ejecutar y supervisar la obra

El último paso es ejecutar y supervisar la obra de la reforma integral. Este paso implica coordinar a los diferentes profesionales que intervienen en la obra, como albañiles, electricistas, fontaneros, carpinteros, pintores, etc. También implica controlar el cumplimiento del presupuesto, los plazos y la calidad de los trabajos realizados.

Para ejecutar y supervisar la obra debes tener en cuenta lo siguiente:

Seguir el orden lógico de las tareas.

Lo habitual es empezar por las demoliciones, continuar con las instalaciones, seguir con los revestimientos y acabar con los acabados.

Proteger las zonas que no se van a reformar.

Es conveniente cubrir los suelos, las puertas, las ventanas y los muebles que no se van a cambiar para evitar daños o manchas.

Mantener una buena comunicación con la empresa de reformas integrales.

Es importante que estés informado en todo momento del estado de la obra y que puedas resolver cualquier duda o incidencia que surja durante el proceso.

Esperamos que este artículo te haya sido útil para conocer los pasos a seguir en una reforma integral. Si estás pensando en realizar una reforma integral en tu vivienda o local, no dudes en contactar con nosotros. Somos una empresa de reformas integrales con más de 20 años de experiencia en el sector. Te ofrecemos un servicio integral que incluye el diseño, la gestión de licencias, la ejecución de la obra y el seguimiento postventa. Te garantizamos un trabajo profesional, rápido y de calidad. Solicita tu presupuesto sin compromiso y te asesoraremos sobre tu proyecto.

Te recomendamos leer:

  Trucos para limpiar tu parquet

 

Nuestros servicios: